martes, julio 04, 2006

Lengua fácil Fernández.

Si hay alguien que se caracteriza por ser un lengua fácil es el Ministro del Interior Aníbal Fernández, sin embargo su caradurismo no tiene límites a la hora de evadir los malos resultados de la gestión que le compete.
Hoy en Ámbito Financiero publicaron estas declaraciones que expresó ayer en el acto de homenaje a los Policías caídos en cumplimiento de su deber. "Más allá de las lenguas fáciles que hacen un machacar continuo por demostrar lo que no es cierto, tenemos responsabilidades que no son mirar a ese punto o mostrar números".
Hoy al mediodía como si fuera una producción de Hollywood en Juncal al 700 un grupo de asaltantes entro a una sucursal del Banco Río, asesino un policía que cumplía con la custodia, salto por sobre los vidrios de las cajas, tomaron su botín y se dieron a la fuga en un automóvil que entro a la calle Juncal de contramano y de la misma forma bajo por Basavilbaso hasta Libertador.
A una cuadra esta el Ministerio de Relaciones Exteriores, a igual distancia esta la estacion de Retiro, y esta lleno de hoteles, además de hogares, oficinas y escuelas.
Y esto para hablar de seguridad que es la competencia del Ministro Fernández, donde a plena luz del día en el centro de la ciudad los delincuentes demuestran su impunidad y libertad total para actuar. Debe ser porque el irresponsable a cargo de la seguridad ciudadana se la pasa hablando de todo y diciendo nada a radios y periodistas bien aceitados.

Puedo ercordar cuando hace casi un mes en un domingo atendió a un periodista con todas las letras y no aceitado Claudio Chiaruttini y trato de irresponsables absolutos a quienes hablan de "futura crisis eléctrica". Hace una semana que su par el Ministro Julio de Vido, el que fugo con Kirchner miles de millones de dólares santacruceños, que jamás rinde cuenta de los costos de las obras públicas aunció que quiere meterle mano a los ahorros nuestros de las AFJP para construir nuevas usinas eléctricas porque estamos ante una crisis.

Si hay un lengua fácil es Fernández, perdón los Fernández porque en eso Aníbal o Alberto suenan Fernández por igual.