martes, junio 20, 2006

El fiscal del TPI reconoce la guerra de los setenta,



Ayer en la revista de La Nación se publica como nota de tapa un extenso reportaje a quien fuera fiscal adjunto en el juicio a las Juntas Militares durante el gobierno de Ricardo Alfonsín. Seleccione una de sus respuestas que habla por sí sola, porque aunque la izquierda argentina, y en especial los "Pigna, Verbitsky, Kunkel, Kirchner, etc" todos los dias quieren reescribir la historia, resulta que Moreno Ocampo con toda sinceridad explica que la guerra "sucia" de los setenta en Argentina fue una guerra internacional donde las democracias enfrenetaron al comunismo (por si no fuera relevante, el comunismo ha sido responsable del genocidio de no menos de 120 millones de personas documentadas, y no se cuentan las no probadas. Ver el Libro Negro del Comunismo). "aprendí trabajando como fiscal y abogado en la Argentina es que los grandes crímenes no son nacionales. Los crímenes graves son transnacionales. También los crímenes de las juntas estuvieron influidos por conexiones externas: obviamente, era un conflicto entre el mundo comunista y el mundo de la economía de mercado; había países que entrenaban a las Fuerzas Armadas; había países que entrenaban a los guerrilleros. Entonces, no era solamente un problema argentino, y justamente el Plan Cóndor muestra eso. Y cualquier caso grave de corrupción muestra siempre que la plata va hacia otro lado, que hay cabezas de compañías que están afuera... Y entonces los grandes crímenes importantes del mundo de hoy, como el terrorismo o la droga, son internacionales. (Sic de Luis Moreno Ocampo)
Lo contrradictorio de Moreno Ocampo en esta observación es entender al Plan Condor como una planificación para cometer delitos de lesa humanidad, sería como de haber estallado la guerra entre el Pacto de Varsovia y la Otan considerar los planes de alianza de esta última como un plan maligno y perverso también. Si la URSS y Fidel Castro desde no hubieran armado y entrenado a los terroristas que asolaron Sudamérica para intentar imponer la genocida revolución marxista no hubiera existido ningun Plan Condor.
Si el Plan Condor muestra que era una guerra ¿como se puede pretender que los militares a quienes se les ordeno combatir en ella fueran con el Código Penal en la mano y no con sus órdenes? Y eso no es para justificar los delitos que hayan cometido más alla de sus órdenes, sea quien fuere el culpable, sino para justamente poder hacer justicia y no andar promoviendo una venganza de quienes fueron los agresores y quienes eligieron la guerra terrorista como metodología.