lunes, junio 05, 2006

¡Ahora la obediencia debida sí existe!

Las leyes de obediencia debida y punto final fueron aprobadas por amplia mayoría del Congreso de la Nación y promulgadas por el Presidente de la Nación, Raúl Ricardo Alfonsín que fuera votado por el 54% de los argentinos. Años más tarde en varias causas judiciales la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaro que ambas leyes son constitucionales. Lo cual hasta hoy sigue vigente en el ámbito del Poder Judicial.
Sin embargo la presión política y partidista de un presidente votado por solo el 16% del padron electoral como fue Nestor Kirchner hoy mantiene privados ilegalmente de su libertad y en violación de tratados de derechos humanos incluidos a varios cenetenares de oficiales de las FFAA. la razón para estos encarcelamientos que son verdaderas condenas anticipadas se halla en uno de los atropellos institucionales del tirano Kirchner, que fue la anulacion de esas leyes mediante un engendro que tiene la formalidad de una ley, pero que materialmente es inconstitucional porque no es funcion del Congreso, ni del PEN "anular leyes". Pueden esos poderes modificarlas, deriogarlas pero no anularlas. Y el Poder Judcicial solo podría anular si existiera un vicio de la voluntad legislativa, lo cual no existió en ambos casos.
Pero aquella obediencia debida que se niega a los oficiales y miembros de las FFAA y de seguridad en el cumplimiento de la órdenes de aniquilar la subversión instruidas por el gobierno justicialista (también) entre 1973 y 1975, ahora es exigida por el inefable Alberto Fernández. Quien para reforzar su argumento completó el razonamiento con una sentencia categórica. "En los ejércitos no se dialoga, no se debate, se dan órdenes y se cumplen", indicó.
Y tiene razón esta vez Alberto Fernández, lo que no se puede aceptar es la amoralidad de su conducta, donde la obediencia debida vale solo cuando a su jefe, Néstor Kirchner le parezca conveniente.